Fotografía

Gernika

Entramos en la sala y nos sentamos en un banco. Estamos en el salón de la casa de Begoña. Apenas un escritorio, un reloj de pared, una silla mal colocada. Escuchamos su voz triste, relatando cómo aquel 26 de abril de 1937 las bombas empezaron a caer sobre Gernika. La luz del sol, que entraba por la ventana principal, se iba desvaneciendo. Sonaron las sirenas. Sólo escuchábamos pasar los aviones.

gernika-museo-paz-04

Todo comenzó a temblar. Cogí fuerte a D. de la mano, como si estuviéramos de verdad en el salón de la casa de Begoña, como si hubiésemos viajado en el tiempo a 1937, aquel lunes de mercado en la plaza. Tras unos minutos de bombardeo, volvió el silencio. Y ante nosotros se descubrió una montaña de escombros con cartas, platos, cucharas, documentos, alguna que otra fotografía…

Lo que vivimos en el Museo de la Paz de Gernika hace algunas semanas, nos tocó la fibra. Puede parecer exagerado, pero aquella instalación, titulada Todos somos Begoña, fue una experiencia que nos sacudió. Veníamos de leer las primeras reflexiones sobre la paz, de unas salas blancas, con fotografías coloridas. Pero de golpe, toda esa teoría, todas esas frases cobraron sentido a través de los sentimientos.

gernika-museo-paz-05 gernika-museo-paz-06

La puerta del salón de Begoña se abrió y seguimos viendo la exposición, siempre caminando sobre los escombros de la ciudad bombardeada, desde los inicios hasta el bombardeo, cómo vivió Gernika el fin de la Guerra Civil, la Dictadura y la represión, y el posterior proceso de reconciliación.

 gernika-museo-paz-03 gernika-museo-paz-10 gernika-museo-paz-11

Como no podía ser de otra forma, todos estos paneles nos llevaron hasta la obra de Picasso, segmentada y explicada a través de cuatro ejes: la vida, la libertad, la igualdad y la paz. Volvimos a quedarnos quietos, delante de la reproducción del cuadro, descubriendo matices y elementos que nos subrayaron la lucidez del pintor malagueño ante tanta barbarie, que empezó a pintar días después del bombardeo.

gernika-museo-paz-01 gernika-museo-paz-09

La última parte se centra en el conflicto vasco, mediante una cronología en forma de bosque, a nivel histórico y social, la cultura de la violencia y las vías abiertas hacia la paz.

gernika-museo-paz-08

Con la cabeza y el cuerpo a mil revoluciones, salimos a la plaza.

Llovía.

Sólo era agua.

gernika-museo-paz-07

¿Has visitado alguna vez el Museo de la Paz de Gernika?

¿Has visto alguna exposición o has asistido a un museo que te haya impactado?

¡Me encantaría leer tus experiencias!

6 comentarios

  1. Elena Mi casa en cualquier parte
    28/04/2015

    ¿Te puedes creer que aún no conozco el Museo teniéndolo tan cerquita y habiendo nacido en el aniversario del bombardeo? ¡Imperdonable! Muchas gracias por la recomendación. Me encanta la foto del reflejo. La vi en tu IG y me alucinó. Un abrazo, Nuria,

    Responder
    • Nuria Cabrera
      28/04/2015

      Hola Elena, pues teniéndolo cerquita, seguro que encontrarás un hueco para visitarlo. Las fotos interiores no son muy buenas. No se podían hacer fotos de forma directa, sólo generales, así que como además nos había llovido, dejamos chaquetas y mochilas en las taquillas. Cuando subimos al primer piso, que es dónde empieza la exposición, me di cuenta de que había dejado la cámara abajo, así que bueno… hice lo que pude. Así que si vas, me encantaría ver tus fotos!! Muchas gracias por pasarte por aquí a leer y comentar. Un abazo, Elena.

      Responder
  2. Ainara
    29/04/2015

    Aún no he visitado el Museo de la Paz, pero ya le tengo ganas. Precisamente algo que me impresionó a mi en un museo fue el Guernica de Picasso. Estaba muy acostumbrada a ver la lámina del cuadro, que aunque nosotros no la teníamos, era muy común verla en casas de amigas, familiares…desde pequeña conocía esa imagen, tanto que no le prestaba atención, entonces sólo me extrañaba que todos hubieran elegido el mismo cuadro, que encima era en blanco y negro. Más adelante conocí su significado, entendí los detalles…pero el día que, viviendo en Madrid, entré en el Reina Sofia y me topé con el original, me quedé helada. No conocía sus dimensiones reales, pensaba que sería un lienzo que se podía colgar en el pasillo, tonta de mi, ¡aquello no entraba en mi casa!
    El caso es que me impresionó muchísimo. De algún modo me metí en la escena del cuadro. Es sobrecogedor.
    Un placer leerte, como siempre.

    Responder
    • Nuria Cabrera
      07/05/2015

      A mí también me impresionó mucho, me asombré de sus dimesiones reales como tú, me sentí muy pequeña mientras lo observaba. De hecho, vengo de pasar unos días en Madrid y me ha fastidiado no haber podido acercarme a verlo de nuevo. Ya tengo excusa para volver a viajar. Si vas al Museo de la Paz, me encantaría conocer tu opinión. Ya me contarás. Gracias por pasarte a leer y comentar. Un abrazo.

      Responder
  3. Víctor
    17/09/2015

    Estuve en Gernika hace un montón de años y creo que el Museo no estaba ni inaugurado. Me lo apunto para mi próxima visita a tierras vizcaínas, ya sabes que me gustará. Un abrazo.

    Responder
    • Nuria Cabrera
      17/09/2015

      Nosotros llegamos a Gernika con una lluvia que no paraba, así que visitar el museo fue el mejor plan que se nos ocurrió, y no esperábamos que nos fuera a gustar tanto. Lo más interesante es la parte de la Guerra Civil y el bosque sobre el conflicto vasco. Personalmente, me quité muchos prejuicios y salimos de allí dándole vueltas a muchas cosas. Te gustará seguro. Muchos besos. Gracias por pasarte a leer y escribir.

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



La responsable de tus datos será Nuria Cabrera Sancho, como gestora de este blog, y serán enviados a 10DENCEHISPAHARD, S.L. para poder responder tu comentario. De los datos compartidos, tan sólo se publicarán el nombre y la web, y los podrá leer cualquier persona que visite este sitio web. Se conservará esta información por el tiempo que dure el blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies