Fotografía

Kyoto: una tarde descubriendo la ciudad

Nuestra primera tarde en Kyoto nos llevó a la zona este, después de visitar Fushimi Inari y el templo Tofuku-ji. Seguimos conociendo la ciudad paseando por sus calles hasta llegar a la zona del santuario Yasaka y el parque Maruyama, para acabar en el barrio de Gion, en el que todavía hay viviendo geishas y maikos. ¿Conseguiríamos ver alguna?

 
 

Una tarde en Kyoto: Santuario Yasaka, parque Maruyama y el barrio de Gion

Tras encontrar un lugar para comer fuera de horas, seguimos explorando Kyoto a nuestro aire. En esta ocasión, queríamos hacer coincidir el atardecer con la visita a Gion, conocido como el barrio de las geishas, a ver si teníamos suerte de poder cruzarnos con alguna de camino a sus trabajos.

Como todavía quedaba un rato para que se pusiera el sol, paseamos por la calle Hanamikoji Dori, que nos llevó a la puerta del santuario Yasaka, desde el que accedimos al parque Maruyama.

En el templo volvimos a ver nuevos ema (tablillas de madera decoradas en las que se escriben deseos y se ofrecen a los dioses) y omikuji (papelitos anudados para llevar lejos los malos augurios), y a mucha gente paseando, tanto turistas como estudiantes que salían de colegios e institutos.

En nuestro paseo por el parque vimos los estragos que había hecho el tifón Jebi a principios de septiembre, y que obligó a cerrar una parte del recinto. También escuchamos a un hombre tocar música tradicional japonesa, y le dimos de comer a las carpas del estanque.

 
 

La luz se iba, y al salir del recinto, decidí bajar la velocidad de la cámara y hacer algunas fotos captando las estelas de los coches y el camino dela gente. A pulso, bajando a 1/15 que es mi límite antes de que las imágenes salgan movidas.

Andamos sobre nuestros pasos y nos metimos en las callejuelas de Gion, que estaban abarrotadas de turistas buscando sitio para cenar y también a la espera de cazar alguna geisha. Ante tanto revuelo, pensábamos que sería imposible cruzarnos con alguna, porque aquello era hasta agobiante… Taxis que iban y venían y paraban delante de algunas casas, que no sabíamos si esperaban a geishas o a clientes, gente alrededor de los portales,… Cuando estábamos a punto de darnos por vencidos, justo se abrió una puertecilla y vimos salir a una de ellas, menuda, y cargada con varios paquetes. No me dio tiempo casi a enfocar, pero conseguí traerme ese recuerdo a casa.

 
 

La noche se iba cerrando y después de Gion, dimos una vuelta por Pontochō, una calle larguísima llena de restaurantes y casas de té, en la que esta vez no vimos ninguna geisha, pero nos acabó llevando a uno de esos lugares en los que no entrarías por su aspecto, pero que olía tan bien desde fuera, que nos dio igual. Era una pequeña taberna japonesa en una calle estrechísima, en la que comimos de fábula bajo la atenta mirada de los cocineros, que se reían de nosotros cada vez que les dábamos las gracias por cualquier cosa. No sé si es que no habían visto muchos turistas últimamente, pero se echaron unas buenas risas con nosotros… ¡Espero!

Una vez ya cenados, pusimos rumbo al hotel. Antes de eso, esperando un semáforo, de forma totalmente inesperada, vimos a dos geishas de espaldas, a las que reconocimos por la pintura blanca de su cuello.

 
 

Así acababa nuestro primer día en Japón. Nuestro primer día en Kyoto, intentando hacernos con la ciudad y sus distancias, sorprendiéndonos de todo lo que observábamos a nuestro alrededor y dejándonos llevar a lo Lost in Translation.

 

 

PD: Al día siguiente fuimos a Miyajima. Puedes ver las fotos de la excursión en este enlace.

PD2: Todas las entradas sobre el viaje están agrupadas bajo la etiqueta Viaje a Japón.

2 comentarios

  1. Ses
    18/04/2019

    Qué pasote de viaje. Siempre me maravilla la capacidad de recuperación que tiene Japón, a pesar de todo, se reconstruyen y miran hacia el futuro (sin perder su pasado).

    Responder
    • Nuria
      18/04/2019

      Totalmente, hay una mezcla de tradiciones y de futurismo que parece que viajes en el tiempo solo cambiando de barrio o de ciudad. Es alucinante.

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



La responsable de tus datos será Nuria Cabrera Sancho, como gestora de este blog, y serán enviados a 10DENCEHISPAHARD, S.L. para poder responder tu comentario. De los datos compartidos, tan sólo se publicarán el nombre y la web, y los podrá leer cualquier persona que visite este sitio web. Se conservará esta información por el tiempo que dure el blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies