Blog

Treinta y cinco

Un año más vuelvo a ponerme delante de la pantalla para escribir una entrada más personal. Acabo de cumplir 35. Da vértigo. Si me pongo a pensar, reconozco que yo tenía otros planes.

Que a los 35 no había imaginado mi vida tal como la estoy viviendo, pero al fin y al cabo, sigo aquí, al pie del cañón, levantándome todos los días de buen humor y observando lo que me rodea.

No está siendo un año fácil. Hace un par de meses perdí a una persona muy importante para mí. De esas personas que te marcan, que te escuchan, que te tienen en cuenta. De las que aprendes. Una de esas personas a las que admiras, con las que puedes hablar de cualquier cosa, con las que te peleas pero después te pides disculpas. De esas personas que te aceptan sin juzgarte y que te cuidan.

Es duro, y reconozco que aún no me he hecho a la idea, o se me olvida y de golpe me viene a la cabeza cuando pienso en enviarle un mensaje y en ese momento me doy cuenta de que ya no está.

Y a la vez, cuando parece que vas a tocar fondo, te reencuentras con buena gente que comparte tu dolor, que te entiende y te reconforta. Con la que no hace falta cruzar palabra para comprenderse. Gracias por estar.

 

 

Hay que seguir. Y lo que viene tiene muy buena pinta. Por fin vamos a cumplir el sueño de viajar a Japón. Aún quedan unos meses para coger el avión que nos llevará a Osaka, pero mentiría si no te digo que ya estoy pensando en toooodos los sitios que quiero visitar, las fotografías que quiero hacer, los platos que quiero probar… Seré pesada con este tema en las próximos meses.

Y después del viaje, me encantaría volver a recuperar el proyecto de Reenfoca2, porque disfruto haciendo radio y aunque teníamos poco alcance, nos lo pasábamos genial preparando cada programa. Hay tantísimas historias por contar…

 

 

En fin, que al final esto me ha quedado más serio y personal de lo que quería. Gracias a toda la gente que ayer se acordó de esta loca y me felicitó de todas las maneras habidas y por haber. No quiero dar envidia, pero tengo amigas y amigos muy geniales. Y me siento muy afortunada.

Cada año que pasa estoy más miope y más sarcástica, y no sé si en ese orden. Con las heridas en carne viva pero aprendiendo a sobrellevar el dolor.

Y qué carajo, vuelve a ser primavera. Los días son más largos y las golondrinas sobrevuelan la ciudad. Toca seguir bailando hasta que pare la música.

Ya van 35… y los que quedan.

 

 

PD: Así fueron los 33. Y los 34.

PD2: La RGPD me ha pillado a contra pie, así que entre eso y que no puedo entrar en Mailchimp, estoy sin newsletter. A ver si este verano la puedo volver a poner en marcha. ¡Seguiremos informando!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



La responsable de tus datos será Nuria Cabrera Sancho, como gestora de este blog, y serán enviados a 10DENCEHISPAHARD, S.L. para poder responder tu comentario. De los datos compartidos, tan sólo se publicarán el nombre y la web, y los podrá leer cualquier persona que visite este sitio web. Se conservará esta información por el tiempo que dure el blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies