Fotografía

Un finde en analógico

Dos entusiasmadas de la fotografía analógica. Cámaras a punto, un carrete de Fujicolor C200 preparado y un fin de semana por delante. ¿Te apetece ver el resultado de este experimento?

Todo comenzó en el blog, cuando Bárbara comentó la última entrega de #1mes1film, en la que explicaba que le gustaría narrar un fin de semana a través de las fotografías surgidas de un carrete. La idea me pareció fenomenal, y enseguida pensamos que lo podríamos hacer juntas, ella desde Madrid, y yo desde Barcelona. En pocos días ya lo teníamos decidido todo: qué cámara escogeríamos cada una, qué película, qué fin de semana…

El fin de semana del 1, 2 y 3 de marzo fue la fecha elegida para el reto. Comenzamos el viernes a primera hora y finalizamos el domingo, cuando gastamos las 36 exposiciones de nuestros carretes. ¿Quieres ver todas las fotos? ¡Vamos!

 

 

Un finde en analógico

Para esta aventura, Bárbara y yo escogimos como película un carrete sencillo, un Fujicolor C200, que yo llevé a revelar a un lugar nuevo en Barcelona, Revelab, con el que estoy muy contenta en esta primera experiencia. Y como cámara, yo me animé a usar la Ricoh FF-1 que me traje de Japón y que ya había testeado con éxito (¡tengo pendiente publicar las fotos del primer carrete!). Ella se decidió por su Olympus 35DC, también adquirida en Japón.

Sobre la cámara: La Ricoh FF-1 se comenzó a fabricar en Japón en 1978. Tiene una lente de 35mm con una apertura de f2.8, que se puede controlar desde el objetivo, junto a la distancia de enfoque. Así, eligiendo la apertura, la distancia de enfoque y el ASA marcado por la película, es la cámara quien decide el tiempo de exposición entre 1/500 y 2 segundos.

Hace unas semanas, después de este experimento, la llevé a arreglar porque había notado que los filtros (la tela, goma o membrana de los bordes, que sirve para que no entre luz en la caja de la película) se habían deteriorado. Ya los han cambiado. ¡y tengo muchas ganas de volver a ponerle película!

 

Con todo listo, sólo tuvimos que esperar a que llegara el día.

 

Viernes 1 de marzo

09.15h Mi viernes comienza pronto, madrugando para ir a buscar a mi primo M. al aeropuerto de Barcelona y con todo el día por delante para hacer turismo juntos. La primera parada, el mirador de aviones de El Prat de Llobregat, un lugar genial que a primera hora de un día laborable está bastante vacío. De ahí son las primeras fotos del carrete, con un #firstoftheroll en toda regla.

 

11.50h Tras desayunar, aprovechando el sol, cogimos el coche y nos cruzamos toda Barcelona para llevar a M. a uno de mis lugares favoritos de la ciudad, el Mirador del Carmel, una zona que durante la Guerra Civil albergó la defensa antiaérea de Barcelona y que después sirvió de casa para un montón de familias que construyeron hogares con sus propias manos. Actualmente es una zona de libre acceso, señalizada y documentada para recordar su historia. En Google se puede encontrar con el sobrenombre de ‘Bunkers del Carmel’, pero no es realista, ya que esa zona nunca acogió ningún búnker, sino los equipamientos de las tropas.

Había bastante gente, y en pleno aviso por contaminación, mucho mucho no pudimos ver, pero volviendo sobre nuestros pasos hacia el coche, me topé con un almendro al que le hice las primeras fotos de este invierno primaveral.

 

14.30h Mi primo M. es tan amante de lo japonés como nosotros, así que decidimos darle una sorpresa y llevarlo a uno de nuestros restaurantes favoritos de Barcelona, Yatai (del que ya hablé sobre su local de Sitges).

Aquí sufrí un poco con la cámara, porque no acabo de controlar las distancias de enfoque y aunque hice fotos de algunos platos, han quedado desenfocadas. La única que se ha salvado es la del Kakigori, un helado japonés de hielo al que se le añade sirope y que tiene una arquitectura espectacular.

 

15.45h Aún nos quedaba un rato con M., así que como última visita del día, nos acercamos a La Modelo, la famosa cárcel de Barcelona, que actualmente ya se puede visitar de forma libre.

 

Sábado 2 de marzo

11h Los sábados que tengo libres me apetece levantarme un poco más tarde de lo habitual. Pero teniendo pendiente el reto, me vestí y bajé a Barcelona para hacer unas gestiones. Así que la primera foto del día, en la estación, esperando el tren.

 

13.30h Antes de volverme a casa, miré un par de cosas en el centro y decidí que la siguiente fotografía tenía que ser de un lugar emblemático de la ciudad, como la Plaça de Catalunya, siempre llena de gente.

 

17.30h Después de la ciudad… ¡Una pequeña escapada antes del atardecer! Cerca de casa tenemos un bosque, así que D. y yo salimos a dar un paseo y hacer alguna fotografía más…

 

Domingo 3 de marzo

16h Tras una mañana arreglando la casa, después de comer nos fuimos a dar una vuelta por la playa, una playa a la que iba de pequeña y que siempre me trae muy buenos recuerdos. Concretamente, a Badalona, para visitar uno de los lugares más fotografiados de la zona, el Pont del Petroli.

 

17.45h Los últimos rayos de sol los aprovechamos… ¡Para tomarnos el primer helado de la temporada! (Desenfocado, por supuesto).

 

Y hasta aquí, este finde analógico en el que he disfrutado mucho llevando la pequeña Ricoh conmigo. Me queda mucho por aprender respecto a su enfoque, aún no le he cogido el punto.

Espero ir mejorando en los próximos carretes, porque se ha convertido en una de mis cámaras favoritas. Es pequeña (con el objetivo plegado, cabe en el bolsillo), apenas pesa, y me encanta llevarla colgada de la muñeca. Pasa desapercibida fácilmente, así que tengo muchas ganas de ponerle película en blanco y negro y salir a hacer fotos por Barcelona.

Y de mi compañera Bárbara, qué decir… Ya me había enamorado de su blog y su forma de contar sus viajes mediante fotos, pero charlar con ella y decidir cómo enfocábamos la sección, ir contándonos cómo avanzaba el reto por Whatsapp durante el fin de semana… Ha sido una experiencia muy divertida que estoy deseando repetir.

Después de ver mi fin de semana analógico en Barcelona... ¿Te apetece ver el de Bárbara en Madrid? ¡Corre a su blog!

 

Y tú, ¿tienes cámara analógica? ¿Te la llevas de paseo de vez en cuando?

 

 

PD: Más sobre fotografía analógica en la sección #1mes1film.

2 comentarios

  1. Bárbara
    18/03/2019

    Qué fotos tan chulas 🙂 me ha encantado cómo han quedado y sobre todo, lo interesante que ha sido la experiencia.
    Un reto capturarlo todo en analógico, que hace que los momentos sean más especiales. ¡¡¡¡Estoy deseando repetir la experiencia!!!!

    Un beso gordo

    Responder
    • Nuria
      19/03/2019

      La experiencia ha sido interesantísima. ‘Deseando repetir, también! Un abrazo.

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



La responsable de tus datos será Nuria Cabrera Sancho, como gestora de este blog, y serán enviados a 10DENCEHISPAHARD, S.L. para poder responder tu comentario. De los datos compartidos, tan sólo se publicarán el nombre y la web, y los podrá leer cualquier persona que visite este sitio web. Se conservará esta información por el tiempo que dure el blog o que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies