Fotografía

Una tarde en la Torre Eiffel

Durante el verano estuve escribiendo mucho sobre París, a la espera de que llegaran las vacaciones. Ahora, cuando ya vuelvo a tener horarios fijos y los días son más cortos, me apetece revivir este viaje imagen a imagen. ¿Te subes conmigo a lo más alto de la Torre Eiffel?

torre-eiffel-by-daniel-defez-22

Después de tanto tiempo deseando coger un avión, por fin lo hicimos. Fue el 2 de septiembre, y no estábamos seguros sobre el tiempo que nos iba a hacer. En la maleta, botas de agua, paraguas y chubasquero. Que no utilizamos en toda la semana.

Llegamos a París y yo no sabía hacia dónde mirar. Los edificios, las plazas, los jardines, el Metro al descubierto. Qué suerte tienen las ciudades en las que su Metro sale a la superficie. Es mágico. Abandonar la oscuridad de los túneles subterráneos y ver por encima de los edificios el azul del cielo, las nubes, algunos rascacielos… Y la Torre Eiffel.

Me sorprendió su altura. ¿Es de risa, no? Me refiero a que ciudades que hemos visto en un montón de sitios, en fotografías, series de televisión, películas… Parece que pierden el misterio o la capacidad de sorprendernos. Pues todos esos esquemas se rompieron a medida que íbamos acercándonos a la Torre Eiffel, preguntándonos el uno al otro si nos imaginábamos que era tan grande. Luego descubrimos que fue construida para la Exposición Universal de París del año 1889 y que literalmente, el tema se les fue de las manos. Y es que en un principio, la idea es que fuera la seña de identidad de ese evento, por lo que una vez finalizada la Exposición Universal de París, se desmontaría y se trasladaría a la siguiente ciudad que la albergase. Pero sus dimensiones finales lo hicieron imposible.

torre-eiffel-by-nuria-cabrera-11 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-09

Hicimos cola para el ascensor y comenzó a subir. Y a subir, y a subir. Llegamos al primer piso. El aire nos daba en la cara y nosotros nos asomamos a disfrutar de las vistas. Subimos al segundo piso. Y a lo más alto de la Torre Eiffel.

Así pasamos toda la tarde, subiendo y bajando, intentando resguardarnos del frío del atardecer en las tiendas, dando vueltas buscando un nuevo ángulo, un nuevo detalle, intentando no perdernos nada, buscando lugares con poca gente para poder disfrutar la experiencia. D. y yo nos íbamos sonriendo entre los turistas que se empujaban y se colaban en fotografías ajenas. Nos mirábamos y nos sonreíamos. Como en las películas, cuando los protagonistas cruzan sus miradas y todo desaparece a su alrededor.

torre-eiffel-by-daniel-defez-23 torre-eiffel-by-daniel-defez-24

Vimos como el cielo fue cambiado de color. De azul se convirtió en gris. Después en dorado. Y en un rojo intenso, hasta que el Sol se perdió en el horizonte. Hicimos muchas fotografías, así que ha sido un trabajo bastante complicado elegir sólo las que aparecen a continuación. ¿Te apetece volver a la Torre Eiffel conmigo?

torre-eiffel-by-nuria-cabrera-07 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-13torre-eiffel-by-nuria-cabrera-05 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-06 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-10 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-17 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-20torre-eiffel-by-nuria-cabrera-01 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-16 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-19torre-eiffel-by-nuria-cabrera-03 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-21torre-eiffel-by-nuria-cabrera-08 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-15 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-14torre-eiffel-by-nuria-cabrera-04 torre-eiffel-by-nuria-cabrera-12

¿Has estado París y has subido a la Torre Eiffel? Me encantaría conocer tu experiencia. Y si no has estado, ¿Cómo te la imaginas?

9 comentarios

  1. Ainara
    30/09/2015

    Qué pasada de fotos. Me encantan. Y me encanta la tranquilidad con que os tomasteis la visita, lejos del frenesí turista, las fotos transmiten una tarde de serenidad, de disfrute de los detalles.
    Yo hace muchísimo que visité París tendría 13 años o por ahí, y recuerdo que todo me parecía enorme (menos La Gioconda). Recuerdo que subir a la Torre Eiffel me dio un poco de miedo. Pero la verdad es que no me acuerdo de mucho más. Las fotos que tenemos son pocas y pochas, que la cámara era analógica y no teníamos mucha visión fotográfica…
    ¡Qué ganas de volver!

    Responder
    • Nuria Cabrera
      02/10/2015

      La verdad sea dicha, no nos pudimos quejar. Menos el momento más agobiante de la subida en el ascensor, el resto del tiempo que estuvimos en la Torre Eiffel fue agradable y tranquilo, como no teníamos ningún plan más apra esa tarde, nos dimos el gusto de visitarla sin prisas, así que cuando se fue vaciando a última hora de la tarde, la tuvimos casi para nosotros, disfrutando del atardecer. ¡Yo también tengo ganas de volver! Fue una experiencia maravillosa. Sobre lod e la visión fotográfica, a mí también me pasa. Me encantaría volver a sitios que ya he visitado para hacer ‘justicia fotográfica’ 🙂 Buen fin de semana.

      Responder
  2. Paqui
    02/10/2015

    ¡Que maravilla de fotos, paisajes y luz!
    Me encanta como comentas la historia. Ya te lo había dicho Nuria pero me has hecho vivir mi viaje, pedida de manos( aunque suene a cursi)como si hubiese pasado ayer y ya hace 10 años. Parí, siempre será París.
    Gracias, me encanta lo que haces.

    Responder
    • Nuria Cabrera
      03/10/2015

      Ya te dije que habías estado muy presente en este viaje, así que no sabes la ilusión de saber que has disfrutado de todas las fotografías, algunas aún pendientes de subir a Instagram. Yo he vuelto sin anillo, jejeje, pero bueno, así tengo excusa para volver. Gracias por pasarte a leer y escribir. ¡No se me olvida que te debo una carta! Un abrazo enorme.

      Responder
  3. Beatriz Godino
    05/10/2015

    Nuria me ha encantado visitar París en compañía de D y tuya, me parece que casi ha sido un visita real, porque a través de las fotos he podido ver como cambiaba todo alrededor de nosotros, gracias a los dos por tener la paciencia y el detalle de pensar en nosotros y fotografiar cada instante. Un besazo

    Responder
    • Nuria Cabrera
      05/10/2015

      Pues esta sólo es la entrada sobre la Torre Eiffel, así que te queda viaje a París aún durante algunas semanas. Me alegro de que te hayas trasladado con nosotros a través de las fotografías. La verdad es que tanto Danny como yo disfrutamos mucho haciendo fotos y observando cómo la luz va cambiando según el momento. Gracias por pasarte de nuevo por aquí a leer, viajar y comentar. Mil besos.

      Responder
  4. Marta - In fashion with you
    08/10/2015

    Qué preciosidad, Nuria, cómo lo has contado, las fotos, ay qué bonito y qué ganas de volver a París. Supongo que ya entendiste por qué es mi ciudad favorita, ¿verdad? 🙂
    Un abrazo!

    Responder
    • Nuria Cabrera
      08/10/2015

      Es díficil no entenderlo cuando te encuentras debajo de la Torre Eiffel y no puedes ni articular palabra, de lo sorprendida que te quedas… Y después, toda la ciudad a vista de pájaro… Volví enamoradísima. Mil gracias por pasarte a leer y comentar de nuevo. Un abrazo gigante.

      Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies