Farmacia contrareembolso Cenforce Levitra Genérico barato Farmacia contrareembolso Cenforce Sildenafil sandoz comprar online Farmacia contrareembolso Cenforce
Un arma precisa

Postales de Japón (III)

Comienzo este nuevo año en el blog como no podría ser de otra forma, finalizando la serie del viaje a Japón con las últimas fotografías que hice antes de coger el avión que nos devolvía a casa.

 

Postales de Japón: tercera parte

Como explicaba en la anterior entrada, la última parte de nuestro viaje comenzó accidentada con un tifón que nos hizo llegar a Tokyo un día más tarde de lo esperado, pero con un sol increíble y un cielo despejado que nos permitió ver el monte Fuji desde el tren.

Como dato curioso, la mayor parte de los viajeros nos levantamos de nuestros asientos para disfrutar de las vistas al símbolo japonés. Además, el conductor del tren bajó la velocidad para estirar más la experiencia. ¡Fue emocionante!

 
 

Algunas de las fotografías que vienen a continuación quizá te suenen. Son de lugares de los que ya he escrito, como la Torre de Tokyo o el cruce de Shibuya.

Pero también hay otras imágenes de otros sitios, como el parque Yoyogi y sus inconfundibles barriles de sake.

 
 

 

Otro de los lugares más impresionantes (y gratuito) es el mirador de 360º ubicado en el edificio del Gobierno Metropolitano de Tokyo, con unas vistas impresionantes. Además, es una construcción que parece de película. ¡Sería una guarida perfecta para cualquier villano de Hollywood!

 
 

Tokyo tiene una red de metro y trenes espectacular, en la que es fácil perderse… Pero también es toda una oportunidad para poder hacer fotos diferentes.

 
 

Nuestras jornadas en la ciudad fueron maratonianas, de kilómetros recorridos y de horas de calle, lo que nos hizo disfrutarla tantísimo. A pesar de que anochecía pronto, antes de las 6 de la tarde, yo seguí por ahí haciendo clic con la cámara al cuello. Así lo demuestran estas fotos, en la estatua de Gundam en la isla artificial de Odaiba y en las calles de Akihabara y Shinjuku.

 
 

Y aunque la parte del viaje más freak la hemos dejado para la intimidad, una tarde acabamos tomándonos un café en una cafetería en la que podías jugar y cuidar a erizos. Como una versión más exótica de los conocidos Cat Café japoneses (Hay que recordar que en grandes ciudades como Tokyo es muy difícil tener una mascota, ya que en la mayor parte de los edificios no los aceptan, es por ello que muchas personas visitan este tipo de establecimientos para tener contacto con animales y disfrutar de su compañía).

 
 

El viaje se acababa y tras visitar el mercado de Tsukiji, deambulamos por la ciudad descubriendo calles, edificios y hasta que tocó volver al hotel a recoger las maletas y poner rumbo al aeropuerto. Fueron nuestras últimas horas en Japón.

 
 

Y a pesar de haber dado la lata aquí y en Instagram, se me quedan mil cosas pendientes por contar, que a veces me vienen de golpe a la mente cuando reviso fotografías.

En fin, el viaje a Japón llega hasta aquí.

Año nuevo, destinos nuevos.

 

PD: Todas las entradas sobre el viaje están agrupadas bajo la etiqueta Viaje a Japón.

PD2: Todavía me quedan pendientes publicar las fotos que hice con la Olympus EE-2… ¡Próximamente!